¿Cómo escoger un ortodoncista? – el gran dilema (tal vez el más importante)

//¿Cómo escoger un ortodoncista? – el gran dilema (tal vez el más importante)

Esta entrada la dedico a muchos pacientes que han venido a pedir una opinión diferente o para que les valoremos el trabajo hecho hasta el momento.

Muchas veces acuden a nuestra consulta pacientes para pedir otra opinión antes de iniciar un tratamiento de ortodoncia; para revisar su tratamiento hecho por otros porque ya llevan 3 años y parece que el tratamiento no va a acabar pronto; cuando el ortodoncista se fue de la clínica, cuando no ven claro lo que sucede en su boca y por muchas más razones.

Una de las disciplinas de la odontología que más daño puede hacer es la ortodoncia. La ortodoncia es un proceso largo y cada ortodoncista tiene su manera de trabajar, su manera de planificación del tratamiento y su  manera de acabar los casos. El factor clave para el éxito de un tratamiento de ortodoncia es EL ORTODONCISTA, evidentemente.

Criterios para escoger a un ortodoncista:

(escribo en másculino para simplificar, pero se refiere también a las ortodoncistas)

1. Evitar las macro-clínicas, franquicias, cadenas, mutuas, etc….(suelen ser el “McDonald’s de la ortodoncia) Los ortodoncistas de calidad no suelen trabajar en estos sitios, por varias razones. (voy a generalizar, no todas son así, pero sí la mayoría)

  • Este tipo de clínica es un modelo de negocio empresarial y velan menos por la salud del paciente y más por las rentabilidades que les puede dar.

  • Suelen comprar su material sin tener en cuenta su calidad, sino su precio, para hacerlo todo más barato y además el que realiza las compras es un encargado de compras que no sabe de ortodoncia y no el ortodoncista que conoce bien el material. El material bueno en ortodoncia es caro, pero vale la pena usarlo porque se ven diferencias significativas en el acabado del tratamiento.

  • Este tipo de clínicas abarata costos para el paciente a expensas del material, por lo tanto tienen que basarse en el volumen de pacientes es decir visitar muchos pacientes en menos tiempo. Esto provoca que el ortodoncista no tenga tiempo para dedicarle tiempo a los DETALLES del tratamiento y si hay que cambiar algún bracket se lo pensará 2 veces, porque ya tiene a 4 esperando en la sala de espera.

  • por último, los ortodoncistas que trabajan en este tipo de clínicas no lo ven como trabajo para toda la vida y si encuentran algo mejor se van de la clínica. El paciente, en la visita siguiente, encontrará a otro ortodoncista que tendrá que entender que es lo que esta pasando con este tratamiento, tuyo y de otros muchos….lo que supone una pérdida de tiempo o incluso acabar el tratamiento con resultados pobres.

2. Escoger a un ortodoncista que ha estudiado un máster de tres años y medio en una universidad. En España hay poca regulación y cualquier dentista puede hacer un curso de fines de semana y llamarse ortodoncista. El máster en una universidad dura tres años y medio y se sale bastante preparado para empezar a tratar a pacientes, el máster NO es una garantía, pero disminuye mucho el riesgo de daños por tratamientos incorrectos.

3. En la primera visita, pídele al ortodoncista que te enseñe fotos de  casos tratados, ni uno ni dos, sino varios tratamientos con fotos de buena calidad, y que te explique en TU lenguaje el tratamiento que está pensando realizar.

4. Evita rotundamente a los que defienden una técnica o que solo utilizan una técnica, un buen ortodoncista sabe usar muchas técnicas o sabe combinar lo mejor de cada una. No todos los pacientes son iguales y por lo tanto habrá una técnica mejor para uno y otra para otro.

5. En la primera visita el ortodoncista te tiene que informar de tu problema, exponer la solución para este problema y recomendarte una técnica u otra, pero SIEMPRE escogerás tu lo que más te convenga. Evita el ortodoncista que intenta “vender” una técnica en la primera visita, cada vez salen más sistemas y técnicas que están de “moda” pero no siempre son las mejores.

6. No siempre el más caro es el mejor, pero el más barato es muy sospechoso. Aconsejo escoger un precio que está un poco por encima de la media del mercado, suele ser un precio más realista, ni muy caro ni muy barato. NO FINANCIAR TRATAMIENTOS CON LOS BANCOS. La ortodoncia es un proceso largo y está en nuestras manos dividir el precio y preparar un plan de pagos sin tener que acudir a los bancos. En España han habido muchas estafas de este tipo.

7. Por último recomiendo pedir otra opinión si algo no le queda claro, o tu intuición te dice que hay que investigar más.

Espero que con esta pequeña guía podamos evitar las iatrogenias y daños causados por otros profesionales.

2018-02-28T13:33:44+00:00

Deja tu comentario