¿Qué es el frenillo lingual?

El frenillo lingual es un tejido fibroso (a veces también muscular) que tenemos todos en la boca, ya sea debajo de la lengua o desde la encía conectado a los labios. En otras palabras, cuando levantas la lengua hacia el paladar, es el pedacito de piel que está a la mitad (frenillo lingual) y si coges con tus manos el labio hacia arriba o el labio superior hacia abajo, verás que también puedes ver el pliegue del frenillo uniendo tus labios por dentro a tus maxilares (frenillo labial).

¿Para qué sirve el frenillo lingual?

Su función principal, (tal vez como nos lo indica su nombre), es poner un “freno” para restringir el movimiento (hasta cierto límite) y unir las partes móviles de nuestra boca, los labios y la lengua, al maxilar y el suelo del paladar. Cuando el “freno” es muy fuerte impide, entre otras cosas, la adecuada movilidad de lengua y labios.

El frenillo lingual nos ayuda a la correcta:

Deglución – comer y tragar correctamente sin afectar la función de otras partes del aparato masticatorio o a la madre en caso de bebés alimentados con lactancia materna.

Pronunciación – crear el sonido correcto de muchas letras depende en gran parte del movimiento correcto de la lengua.

Armonía y salud del aparato masticatorio – nuestra boca es la unión de muchas partes, y todas deben trabajar juntas, si alguna de ellas tiene una función alterada puede provocar compensaciones y daños en las otras partes.

Tipos de frenillo lingual

El frenillo lingual es el que une la lengua por la parte inferior al suelo del paladar, es una membrana fina que se nota al levantar la lengua hacia arriba. Los frenillos linguales se clasifican anatómicamente por la visibilidad de su membrana y el lugar donde el frenillo se une a la lengua, no es un indicador de la gravedad del problema. Los frenillos linguales pueden ser:

  • Frenillo lingual tipo 1– el frenillo más visible, cuando la unión está justo en la punta de la lengua, en este tipo de frenillo la membrana es muy visible y hace que la lengua no pueda salir de la boca y que al intentar sacarla esta adopte una forma de corazón.
  • Frenillo lingual tipo 2 – el frenillo es visible y se une detrás de la punta de la lengua, en este caso no se ve la forma de corazón en la lengua pero si se ve cóncava y el frenillo se ve.
  • Frenillo lingual tipo 3 – frenillo poco visible, se puede observar una delgada membrana unida a la base de la lengua, la lengua se pliega en el centro dificultando que pueda tocar el paladar. 
  • Frenillo lingual tipo 4 – No se ve la membrana del frenillo, se encuentra al fondo de la lengua, tanto, que no hay membrana presente por más que se levante la lengua, si existe una alteración, ésta no puede llegar a tocar el paladar, pues se encuentra retenida en la parte posterior por las fibras o musculatura dentro de la lengua.
frenillo lingual alterado y lactancia

Problemas con el frenillo lingual

Es importante no dejarse llevar por la forma, es decir si la membrana del frenillo se ve más o menos, y se debe diagnosticar y tratar desde la función de la lengua. Muchas veces un frenillo lingual que no se ve, tipo 4, puede ocasionar problemas en la lactancia aunque no con el habla. Es importante que un especialista lo observe y diagnostique correctamente según la edad y dificultades relacionadas.

Frenillo lingual corto o mejor dicho, frenillo lingual alterado

El término correcto para el frenillo lingual corto es Frenillo Lingual Alterado (FLA) o lengua atada, en inglés tongue tie, definirlo como un frenillo lingual alterado nos ayuda a ver más allá de la forma y enfocar nuestros esfuerzos en mejorar la función.

El problema más frecuente con el frenillo lingual es la Anquiloglosia o lengua atada. La mayoría de las personas lo llaman coloquialmente frenillo lingual corto, pero esto es incorrecto, pues como hemos visto anteriormente la clasificación anatómica ya nos define el tipo de frenillo por su posición respecto a la lengua y la visibilidad de su membrana. Es importante entender que el frenillo no solo es la membrana visible que se une a la lengua, el frenillo lingual es también la base fibrosa y a veces muscular que se inserta en la base de la lengua y el suelo del paladar.

Frenillo lingual en bebés

El frenillo lingual alterado en bebés puede provocar problemas con:

  • La lactancia materna
  • Deglución 

Sería ideal que a las pocas horas de nacer o en el primer día de vida se diagnostique el frenillo lingual alterado en bebés, debe hacerlo alguien que observe las primeras tomas de la madre con una postura y agarre correcto, ya sea en el hospital o en casa, y que valore si el bebé puede mamar bien y se puede establecer la lactancia con normalidad. 

¿Qué pasa si la alimentación del bebe es con biberón y no va a ser con pecho materno? Si existe Anquiloglosia, es decir, que la lengua está atada/atrapada y no tiene suficiente movilidad, también está indicada la frenotomía en bebés de 0 a 6 meses, pues puede afectar también a mamar de la tetina.

Los especialistas que te pueden ayudar a diagnosticar el frenillo lingual en esta etapa son:

  • Asesora de lactancia materna
  • Pediatra
  • Neonatólogo
  • Comadrona
  • Odontopediatra
  • Otorrinolaringólogo

CONSEJO: Si tu bebé hace chasquidos al mamar, hace tomas muy largas y se queda con hambre, no sella bien su boca al mamar del pecho o biberón y se le cae la leche de la boca mamando… Busca ayuda con una asesora de lactancia materna u odontopediatra actualizada en lactancia, te podrán aportar soluciones inmediatas, como una posición diferente o si es el caso, recomendarte cortar el frenillo para que tu bebé pueda mamar eficazmente, recuerda, siempre es importante personalizar cada caso.

Frenillo lingual en niños y adultos

El frenillo lingual corto o que tiene alterada su función puede provocar problemas con:

  • Deglución 
  • Pronunciación de ciertos fonemas
  • Problemas de lectoescritura
  • Problemas en el desarrollo de los maxilares
  • Deglución atípica
  • Respiración bucal 

Cuando un niño o niña empieza a hablar y hacia los 5 años le cuesta decir los fonemas t, d, n, l, r, rr, s, z, puede que tenga un problema de frenillo lingual alterado que esté limitando la movilidad de la lengua. La pronunciación de estos fonemas se logra haciendo vibrar la lengua contra el paladar y cuando ésta se encuentra atada no puede funcionar con normalidad, lo que provoca a su vez compensaciones de todo el aparato masticatorio y el desequilibrio de todos sus elementos.

frenillo lingual alterado clínica friedlander

ATENCIÓN: Si tu peque tiene 4 – 5 años y observas que le cuesta sacar la lengua de la boca o al intentar sacarla se le hace una forma de corazón y/o se ve cóncava, que con la boca abierta tiene dificultad para levantar la lengua hasta el paladar o los dientes superiores, o le es difícil moverla de un lado a otro de las comisuras de la boca, debes buscar un especialista que le ayude.

Los especialistas que te pueden ayudar con el diagnóstico y tratamiento del frenillo lingual son:

  • Logopeda
  • Odontopediatra
  • Pediatra
  • Otorrinolaringólogo
  • Ortodoncista

CONSEJO: es imprescindible el apoyo de el/la Logopeda, pues esta especialidad puede aportar mucho tanto antes, como después de una cirugía para liberar la lengua, hay que recordar que una operación sin la reeducación de la lengua es quedarse a la mitad del tratamiento y probablemente la reaparición o no resolución del problema.

Tratamiento del frenillo lingual corto o alterado

En el momento en que en un bebé detectamos un frenillo lingual que puede producir alteraciones en la función de la lengua, en este caso mamar, alimentarse correctamente y satisfacer el hambre, se tiene que valorar cortarlo y liberarlo para que no sea un impedimento en su desarrollo y bienestar.

¡Ojo! nunca se corta un frenillo de bebé para prevenir futuros problemas en el habla. Hay que esperar, observar el desarrollo y maduración de cada peque. Hacia los 5 años te recomendamos valorar la correcta función de la lengua con un/una logopeda y odontopediatra, y realizar un tratamiento correctivo si existe una alteración en la función.

Frenotomía

Se refiere a cortar la membrana visible del frenillo que une la lengua con el suelo de la boca, se realiza con técnicas convencionales, es decir con anestesia local y tijera, no requiere de anestesia total, ni de sutura. La membrana del frenillo lingual es un tejido poco vascularizado e inervado, por lo que casi no sangra y cicatriza solo; y por eso es posible hacerlo de esta forma. 

Es un procedimiento sencillo que generalmente se realiza a edad temprana, de 0 a 6 meses, y su objetivo es liberar la lengua de la membrana del frenillo y puede ayudar a normalizar la función de la lengua. 

Algunas veces este tratamiento no es suficiente y es necesario hacer un corte más profundo para liberar no solo el movimiento anterior, sino también el movimiento posterior de la lengua, a esto le llamamos frenectomía.

Frenectomía lingual 

Se refiere a cuando es necesario cortar las fibras que se encuentran dentro de la lengua y que impiden que se mueva con normalidad. Es una operación que generalmente se hace con anestesia local y sedación o anestesia general. Se hace una apertura en la lengua mediante bisturí hasta localizar las fibras y removerlas, acto seguido se sutura. Esta operación se valora hacerla a partir de los 4-5 años realizando un buen diagnóstico previo e historia clínica

Terapia con logopeda

La implicación del logopeda es imprescindible en el diagnóstico y tratamiento del frenillo lingual alterado, pues esta especialidad es la encargada de rehabilitar la lengua y establecer hábitos funcionales. Esto se logra mediante unos ejercicios que reeducan la lengua y cuyo objetivo es que el habla, la masticación/deglución y respiración funcionen en armonía y equilibrio.