La gingivitis en el embarazo es una afección bastante común en muchas mujeres gestantes. Durante este período, la inflamación de las encías tiene mucho que ver con las hormonas, pero no por eso es un problema que deba pasarse por alto. Con un buen cuidado preventivo, así como un tratamiento adaptado a la condición de la mujer, las molestias en las encías se pueden curar durante la etapa de gestación.

¿Qué es la gingivitis en el embarazo?

Al hablar en este blog sobre qué es la gingivitis, ya explicamos que se trata de una enfermedad leve de las encías que causa inflamación, sangrado y ciertas molestias e incluso dolor si el problema se agrava.

Para entender qué es la gingivitis en el embarazo, debemos tener en cuenta que durante el período de gestación hay un notable incremento en la producción de hormonas, especialmente de estrógeno y progesterona.

Ambas hacen que las encías, que ya de por sí son una zona muy sensible, estén en un estado todavía más delicado y se vuelvan más vulnerables frente a la acción de las bacterias que causan su infección.

¿Cómo aliviar la gingivitis en el embarazo?

Es importante saber cómo aliviar la gingivitis en el embarazo, porque incluso las mujeres que nunca han tenido molestias en las encías pueden experimentarlas durante este período de su vida.

La clave es aplicar una buena prevención y cuidar lo máximo posible la salud bucodental. Hábitos que, una vez adquiridos, deberían mantenerse.

  • Limpiar la boca con un irrigador bucal. Este sistema de limpieza mediante agua a presión elimina los restos de alimentos que se pueden quedar entre diente y diente (espacio interproximal). Sin restos de alimentos, las bacterias están menos activas y su efecto nocivo sobre las encías también disminuye.
  • Lavar los dientes. Tras la limpieza con el irrigador hay que cepillar todos los dientes por todos los lados. Un buen cepillado debe durar de dos a tres minutos. Lo ideal es lavar los dientes un mínimo de dos veces al día (por la mañana  y por la noche) y preferentemente después de cada comida.
  • Pasar el hilo dental. Tras la limpieza bucal de la noche se aconseja pasar hilo dental para acabar con los restos de alimentos que pueda haber entre los dientes y entre las encías.
  • Cepillar la cara interna de los dientes. Las embarazadas, especialmente las que sufren de náuseas y vómitos, deben cepillarse inmediatamente, y con especial hincapié en la cara interna, pues el ácido del vómito puede erosionar los dientes y promover la aparición de caries.
  • Aplicar enjuagues bucales. En el caso de las embarazadas, y en general para cualquier persona, el enjuague bucal debe ser prescrito por un higienista o especialista en periodoncia, ya que es pautado como tratamiento temporal para la prevención o tratamiento de un problema (y no rutinario).

¿Cómo curar o tratar la gingivitis en el embarazo?

El tratamiento para la gingivitis en el embarazo es la higiene dental profesional y requiere la intervención de un especialista en periodoncia. En este sentido, la infección en las encías se debe a la acumulación de bacterias, por lo que es necesario seguir buenos hábitos de higiene en casa y ponerse en manos de un profesional para evitar que se agrave.

Cuando no se siguen estos hábitos, se acumula mucho sarro y se requiere de una limpieza en profundidad de las encías, se realiza lo que se conoce como curetaje o raspado dental. Éste debe practicarse a partir del segundo trimestre de gestación, que es el período más seguro para llevar a cabo tratamientos no urgentes.

Aunque el curetaje puede llevar asociada la toma de algún medicamento si la infección es especialmente importante, en el caso de las embarazadas se buscan otras alternativas. Lo que sí se pueden usar son colutorios de clorhexidina, pero siempre bajo la prescripción y supervisión del especialista.

Tratamiento para la gingivitis en el embarazo

Cuando se trata de cómo curar o tratar la gingivitis en el embarazo, lo mejor es la prevención. En el caso de mujeres que están buscando un bebé, es aconsejable visitar al dentista antes de que comience la gestación para poner al día la salud bucodental, ya que la boca puede ser un foco de infección para el organismo.

Una vez que hay embarazo, recomendamos aplicar tratamientos preventivos como los que hemos visto antes. Estos reducirán el riesgo de que aparezca la gingivitis y ayudarán a combatirla en caso de que haga acto de presencia.

Si el problema no se soluciona en unos días, o evoluciona a peor, es recomendable ponerse en manos de especialistas en periodoncia como los de nuestra clínica.

Tenemos amplia experiencia tratando a todo tipo de pacientes y, por ello, sabemos que el tratamiento para la gingivitis en el embarazo debe estar adaptado. Nuestro equipo de periodoncia en Barcelona valorará si procede hacer un curetaje, o si puede ser suficiente con un tratamiento menos invasivo.