¿Qué es y en qué consiste una limpieza dental?

Por muy buena higiene oral que tengas o por muy bien que te pases el hilo dental, siempre hay zonas en las piezas dentales a las que es difícil de acceder con nuestro cepillo de dientes. Por eso una vez al año (o depende de la persona, cada 6 meses), es necesario realizar una limpieza dental, o profilaxis dental en una clínica realizada por un/a Higienista. En este post te explicamos porqué hay que hacerla, en qué consiste y los beneficios que tiene la limpieza dental profesional para tu salud.

Primero nos gustaría explicarte la razón principal por la que hay que hacer una limpieza dental, la acumulación de sarro en los dientes.

¿Qué es y cómo se acumula el sarro en tus dientes?

Los dientes tienen zonas de difícil acceso para el cepillo de dientes e hilo dental en tu rutina de limpieza diaria, por lo cual en casa es difícil llegar a eliminar al 100% la placa bacteriana sobre todo de el área de contacto entre diente y diente, la zona de contacto de la encía y diente. Cuando la placa bacteriana acumulada no se remueve, se mineraliza y forma una capa dura de color amarillento/marrón que se adiehere fuertemente a la superficie del diente (el esmalte), esta capa es el llamado comúnmente sarro. 

El sarro a su vez al tener una superficie porosa e irregular, ayuda a acumular más placa bacteriana y es más difícil removerla efectivamente con la limpieza dental diaria y esta se va convirtiendo en más y más capas de sarro una sobre otra, un círculo vicioso.

Lo peligroso de el sarro es que esta capa de bacterias van “comiendo” tus dientes, llegando a provocar enfermedades como gingivitis y periodontitis e incluso provocar que tus dientes tengan movilidad y por último la pérdida del diente.

¿Qué es una limpieza dental?

Dicho a groso modo, la limpieza dental es que un/a higienista retire el sarro acumulado de tus dientes para evitar enfermedades que puedan dañarlos a largo plazo, ésta se realiza en una clínica dental y dura aproximadamente 45 minutos. 

Hay dos tipos de limpieza dental en clínica, aunque su objetivo es el mismo eliminar sarro. Una es un tratamiento preventivo y otra es un tratamiento correctivo, es decir cuando un paciente con las encías sanas o es un paciente que tiene enfermedad periodontal (periodontitis).  

¿Qué es y en qué consiste una limpieza dental? 2

Limpieza dental en pacientes con encías sanas

La limpieza dental es un tratamiento preventivo y es la que se realiza en pacientes con encías sanas, es decir, cuando el sarro solo se encuentra por encima del diente y no se ha acumulado debajo de la encía. Ésta se realiza en 3 sencillos pasos en un clínica dental:

PASO 1 Se repasa diente por diente con un aparato de ultrasonido llamado Cavitron, el cual emite una pequeña vibración con agua y hace que el sarro (que es muy duro) se rompa y se despegue del esmalte y deje la superficie del diente limpia, incluso podemos acceder ligeramente por debajo de la encía.  

PASO 2 Pasamos una cinta especial que pule el espacio de contacto entre tus dientes (espacio interproximal) sin lastimarlos y eliminamos así el sarro que pueda quedar en esta zona. Al final pasamos el hilo dental, para acabar de limpiar la posible placa que pueda quedar entre diente y diente. 

PASO 3 Por último, pasamos a la fase de pulido, con un cepillo y pasta granulada para eliminar las manchas o pequeñas tinciones dejando los dientes lisos y brillantes,así evitar que la placa bacteriana se adhiera a los dientes con más facilidad. Si hay muchas tinciones debido al tabaco, el exceso de café o té pasamos una pistola de aire y agua a presión con un polvo (bicarbonato) que elimina perfectamente las tinciones que puedan quedar. 

Debemos de anotar que después de una higiene dental en clínica hay algunos pacientes que pueden notar sensibilidad dental, debido a que al retirar la capa de sarro que cubría al diente, éste esté más expuesto a estímulos externos. Esta se soluciona de forma natural y espontánea, por lo que no nos debemos preocupar. Si ésta no cesa, utilizaremos otros métodos como pastas con más cantidad de flúor o aplicando flúor en clínica para ayudar a re-mineralizar el esmalte y proteger los dientes de la sensibilidad. 

Limpieza dental profunda en pacientes con enfermedad periodontal

Hay otro tipo de limpieza dental más profunda, son los llamados raspados dentales o curetajes, éstos se realizan cuando hay sarro acumulado por debajo de la encía y es necesario eliminarlo para que no avance la enfermedad periodontal hacia la raíz del diente causando movilidad y pérdida del diente. Por lo cual este tipo de limpieza dental profunda es un tratamiento correctivo para que una enfermedad no vaya a más.

Los raspados o limpieza dental profunda se realizan con anestesia local ya que pueden ser un poco molestos para el paciente. Este tipo de higiene se realiza mediante curetas, que son unos instrumentos metálicos en forma de ganchos que se introducen entre la encía y el diente para eliminar depósitos de sarro acumulado ahí. Los raspados se realizan en varias sesiones normalmente en 2 o 4 sesiones dividiendo la boca en zonas a limpiar, es decir, primero el lado superior derecho e izquierdo y en otra sesión el inferior derecho e izquierdo. 

Es normal que después de un raspado tus encías estén muy sensibles y sangren fácilmente al cepillarlas, por lo cual deberás seguir las  recomendaciones de tu dentista, entre ellas cepillar los dientes con un cepillo suave, evitar alimentos duros y no fumar durante un periodo de tiempo para promover la cicatrización de tus encías.

¿Qué es y en qué consiste una limpieza dental? 3

Preguntas frecuentes sobre la limpieza dental profesional

¿Daña mi esmalte hacerse la limpieza dental?

No, la higiene dental no daña el esmalte de tus dientes, al contrario, lo protege eliminando las bacterias que se hallan en el sarro.

¿La puedo hacer en casa?

No, la higiene tiene que hacerse en una clínica dental por un/a higienista o un/a dentista con los instrumentos que ya te hemos comentado para despegar el sarro de tu esmalte.

¿Duele?

Depende de el estado de tus encías, la cantidad de sarro acumulado y la sensibilidad dental que tengas, la limpieza dental puede doler o pasar desapercibida, cuanto más tiempo has pasado sin hacerte una más sarro se acumula, te recomendamos no dejar pasar mucho tiempo entre una y otra.

¿La limpieza dental blanquea los dientes?

La limpieza dental no es un blanqueamiento dental, pero lo que sí puede hacer es eliminar pequeñas manchas ocasionadas por alimentos. 

¿Qué beneficios tiene la limpieza dental profesional?

La limpieza dental es la forma más sencilla de mantener tus dientes en buen estado y si a esto le sumas una revisión de caries, esta es probablemente la única visita al dentista que tengas que hacer al año. Por lo cual uno de sus grandes beneficios es el ahorro de dinero en tratamientos costosos para reparar lo que el sarro pueda hacer a tus dientes.

¿Cada cuánto hay que hacerse una higiene dental?

Cada año o cada 6 meses. Depende de la calidad de tu higiene dental diaria, el tipo de alimentación y la capacidad de producir sarro de tu boca.

Consejos para tu limpieza dental diaria en casa

Para finalizar te vamos a recomendar unos tips para mantener tus dientes sanos y radiantes cada día desde tu hogar:

  1. Lávalos al menos dos veces al dia, 2 minutos por cepillado para remover bien la placa bacteriana, o aun mejor, después de cada comida. Hacer movimientos desde la encía hacia el diente ejerciendo una leve presión y realizando pequeños círculos, cepilla todas las caras del diente y no olvides de cepillarte la lengua. Si es eléctrico, lo único que debes hacer es dejar el cepillo posicionado en el diente (no hace falta hacer los movimiento ya que los realiza por sí solo el cepillo) y pasar por cada diente. 
  2. Cambia tu cepillo cada 3 o 4 meses, es lo ideal para evitar que se acumulen bacterias en él y también para que las cerdas del cepillo esten en buen estado y sean capaces de eliminar placa dental eficazmente. 
  3. No debes enjuagar los dientes después del cepillado, al enjuagarte con agua eliminas el flúor que se ha depositado en tu esmalte dental y evitas que remineralice tus dientes. El flúor son unos pequeños cristales que se adhieren al esmalte ayudando a que éste sea más resistente no lo laves con agua. 
  4. Pasa hilo dental o cepillos interproximales a diario, es muy necesario ya que se acumula placa entre cada diente, aunque creamos que nos lavamos muy bien los dientes. Con este sencillo gesto evitaremos que se formen las famosas caries entre dientes. 
  5. Uso de irrigador bucal, se tiene que tener en cuenta que NO sustituye al cepillado. Nada más ayuda a limpiar las zonas con difícil acceso con agua a presión y así arrastrar la placa que puede haber quedado.

Hasta aquí los tips más esenciales para tener unos dientes y encías sanas. Y recuerda…sonreir no es una obligación, es una decisión inteligente para ser feliz.